Tips para que el verano no nos afecte.

 

El verano es una de las estaciones favoritas para muchos ya que en ésta estación tenemos vacaciones, descanso y desconexión. Salir de la rutina implica modificar los horarios, la alimentación y la preocupación por “llegar bien al verano”, lo que termina haciéndole mal al cuerpo.

El verano es una de las estaciones favoritas para muchos ya que en ésta estación tenemos vacaciones, descanso y desconexión. Salir de la rutina implica modificar los horarios, la alimentación y la preocupación por “llegar bien al verano”, lo que termina haciéndole mal al cuerpo.

¿Qué hay que tener en cuenta para que el verano no nos afecte?

1. Mantenerse hidratado. Aunque no haya sed, las altas temperaturas provocan que se sude más y es necesario rehidratar el cuerpo bebiendo un mínimo de 2-3 litros de agua (o líquidos) al día. Estos líquidos pueden ser consumidos a través de los alimentos o de las bebidas, siendo de especial importancia mantener una adecuada hidratación en las comidas.

2. Ingerir más frutas y verduras de lo habitual las frutas y verduras tienen un alto contenido en agua y ayudan a hidratar. Además, su aporte vitamínico proporciona al cuerpo lo necesario para no desfallecer ante el calor.

3. Hidratar la piel. No sólo se necesita agua por dentro, sino que también por fuera. La exposición al sol conlleva a la deshidratación de la dermis por lo que es de vital importancia protegerla con lociones con Factor de Protección Solar y post solar. A diario, aplicar una loción corporal hidratante para mantener su elasticidad.

4. Protección solar. A todos les gusta lucir un bonito bronceado, pero siempre se debe conseguir de forma saludable. Antes de exponerse al sol es de vital importancia aplicarle loción con un Factor de entre 30 y 60, según el tipo de la piel. Debe aplicarse cada 2 horas estando en contacto con el sol.

5. Cuidado capilar. El cabello, al igual que cualquier parte del cuerpo, también envejece, volviéndose más fino, quebradizo, disminuyendo en cantidad y creciendo más lentamente. Este envejecimiento está determinado por la edad cronológica, los factores genéticos y los ambientales. Sobre estos últimos se puede influir positivamente, evitando las agresiones externas, como el sol, la piscina, el mar, lo resecan y desgastan. Así, se recomienda aplicar champús con protección solar, productos protectores del calor y aceites nutritivos para el cabello.

6. Protección de los ojos. Para no dañarlos, hay que llevar gafas de sol, evitar las largas exposiciones, no mirar directamente al sol, el aire acondicionado que reseca los ojos, lavarse las manos a menudo etc, ya que en caso contrario se pueden sufrir lesiones graves.

Algunos de los factores que pueden contribuir al desarrollo de patologías oculares a corto, medio y largo plazo son:

• Temperatura elevada.

• Exposición a la radiación ultravioleta.

• Aire acondicionado.

• Agua de las piscinas y del mar.

Algunas de las patologías pueden ser:

• Conjuntivitis.

• Ojo seco.

• Irritación.

• Cataratas.

• Degeneración macular.

7. Usar ropa holgada y liviana. Se recomienda no utilizar prendas apretadas y de tejidos que evitan la transpiración. Para no sudar en exceso, lo mejor es vestir con piezas de ropa holgadas y livianas. La sudoración excesiva puede dañar la piel.

8. ¡Ejercicio! Las vacaciones significan tiempo libre así que no es difícil encontrar un momento del día para mantenerse activo, evitar el sedentarismo, y así mantener el cuerpo en forma. Pero no olvides hidratarte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *