La piel y sus cuidados.

 

Para lucir una piel bonita, radiante y sobre todo, sana, es esencial saber como cuidarla. Recuerda que es el órgano más extenso del cuerpo y que nos protege de agresiones externas y de la pérdida de agua interna.

La piel, que es el órgano más grande del cuerpo humano, cubre una superficie casi equivalente a 2 metros cuadrados y puede pesar hasta 10 kg. Su principal función es actuar como barrera protectora frente el medio externo. Tener una buena rutina de tratamiento y cuidados diarios de la piel puede retrasar signos de la edad, como arrugas o, simplemente, prevenir problemas como el acné, quemaduras y manchas. Para ello, hay que tener en cuenta ciertos cuidados sea cual sea la naturaleza o el tipo de piel que tengas. La clave para mantener un aspecto saludable, además de llevar una vida sana, es seguir al pie de la  letra distintos cuidados básicos en el día a día. Para llevar a cabo un tratamiento hidratado no es necesario un elevado costo en productos. Muchas veces pensamos que los productos más caros van a ser mejores o van hacer milagros con nuestra piel, pero existen algunos trucos caseros que hacen la misma función. Cuidar la piel es fundamental para todo tipo de pieles, pero dependiendo del tipo que tengas, son más beneficiosos unos u otros ingredientes y distintas formas de cuidados. 1. Cuidados para piel seca: Si tu tipo de piel es seca, debes tener especial cuidado y saber cómo cuidarla con más detenimiento. La característica principal de este tipo de piel es el aspecto opaco y rugoso. Además, comúnmente tiende más a arrugarse, por lo que es la que más cuidado necesita. Una hidratación constante es ideal para un cuidado diario de la piel seca, es decir utilizar cremas hidratantes con alto componente nutritivo como, por ejemplo, el agua o el aloe vera, tanto durante el día como a la noche. 2. Cuidados para piel grasa: Tener la piel grasa en exceso no es buena señal ya que significa que necesita de unos cuidados especiales. Una tez brillante, con poros abiertos y el hecho de que exista la apariencia de que la piel no recibe la limpieza adecuada resulta una molestia para muchas personas. La solución es sencilla, pero como todos los tratamientos, ha de hacerse de manera constante. La limpieza es fundamental y deberá hacerse varias veces al día, sobre todo, por las mañanas y las noches, para remover así todo tipo de impurezas que se acumulan durante todo el día, incluso cuando duermes. Existen limpiadores y exfoliantes faciales que aunque son hidratantes cuentan con una cobertura ligera ideales para este tipo de piel. 3. Tips para la piel mixta: Como su nombre indica, en este tipo de piel nos podemos encontrar zonas grasas, como la zona T, y zonas secas como las zonas externas del rostro. El mejor remedio para cuidar este tipo de cutis es utilizar limpiadores que cuenten con textura en gel o leche, los cuales son específicos para piel mixta, ya que no reseca ni engrasa tanto como las específicas para piel grasa y seca. Plus para todas las pieles: Independientemente del tipo de piel que tengas, no olvides utilizar protección solar antes de salir de tu casa tanto en el cuerpo como en el rostro, esto evitará futuras arrugas, manchas y resequedad o exceso de grasitud. Los PFS (factor de protección solar) recomendados deben ser de 30 a 60, retócalo las veces que sea necesario o por lo menos cada 2 horas si estas en contacto con el sol. A todo esto, hay que añadir que, para mantener una piel sana, se recomienda mantener una vida saludable, como hacer ejercicio o llevar una alimentación equilibrada, lo cual resulta un factor clave para ello. Saber cómo cuidar la piel es muy sencillo, como hemos visto podemos decir que cada tipo de piel debe cuidarse de una manera adecuada. Con el tipo de tratamiento apropiado, ya sea casero o no, para cada tipo de piel y la correcta forma de empleo ya es suficiente para lucir una piel perfecta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *