Ansiedad en Parejas

 

¿QUÉ DEBO HACER SI MI PAREJA SUFRE DE ANSIEDAD?. Pese a que millones de personas en el mundo sufren ansiedad, este es un tema que muchos aún desconocen y no logran comprenderlo por completo y entender sus factores desencadenantes es clave.

¿Conocés esa sensación que sientes cuando esperas que alguien te envíe un mensaje de texto y te estresa?, sentís mariposas en el estómago (en una mala forma), te sientes un poco mareado, y tu corazón se agita en un ritmo extraño. Bueno, para alguien con ansiedad, ese sentimiento está presente mucho más seguido de lo normal.

Si estás con alguien que sufre de trastorno de ansiedad, puede ser difícil entender por qué no logra que ese sentimiento disminuya, o por qué vos no podés solucionarlo.

Estas estrategias pueden ayudarte a lidiar con la condición con la que vive quien te acompaña:

1. Tomate el tiempo para aprender sobre la ansiedad: No puedes estar plenamente a disposición de un compañero si no sabes por lo que está pasando, entonces haz tu tarea, lee sobre lo que es la ansiedad y cómo se sienten las personas que la sufren.

Existen diferentes tipos de ansiedad:

El trastorno de ansiedad general se manifiesta en una preocupación constante e incontrolable por una amplia gama de temas cotidianos. La ansiedad social, en la que el miedo (o la anticipación) de ser juzgado, rechazado o aparentemente ansioso por el exterior provoca ansiedad aguda. También existen los ataques de pánico, con los que viven el 2 y el 3 por ciento de la población y luego están las fobias, el trastorno obsesivo compulsivo, el trastorno de estrés postraumático, el trastorno depresivo y otras diversas señales que provocan un estrés agobiante.

Entonces sí, la ansiedad puede ser complicada. Pero comprender lo que está tratando su pareja asegurará que ambos estén en la misma página.

2. Escucha: A medida que aprendes sobre la experiencia de ansiedad con la que lidia tu pareja, hacele preguntas como: “¿Qué significa para vos tener ansiedad?” o “¿Qué deseas que la gente sepa sobre tu ansiedad?”. No trates de responder por él/ella dando aportaciones propias (a menos que se te lo solicite), en cambio, sólo escuchá de manera receptiva.

3. Pregúntale cuáles son los factores que desencadenan su ansiedad: A medida que vos y tu pareja hablen de la ansiedad, trabajen para formarse una mejor idea sobre lo que le ayuda a que la ansiedad desaparezca. Permitile que identifique cuándo se pone realmente mal para él/ella el asunto, qué le ha ayudado a manejar los síntomas y, finalmente, qué podés hacer para ayudarle.

4. No se trata de vos: Con esto en mente, trata de no tomar en forma personal la ansiedad de tu pareja. Puede ser fácil ver su pánico o preocupación como un reflejo del temor en torno a su relación, pero ese podría no ser el problema en absoluto.

5. No temas a sus emociones: Puede haber momentos en que tu pareja se sienta tan abrumada por la ansiedad, que actúe de una manera que te parezca irracional (llorar, gritar, hablar en círculos). Para evitar empeorar la situación, mantené la calma, señalar en ese momento el comportamiento errático de tu pareja no lo hará relajarse o actuar de forma más racional; sólo empeorará las cosas y hará que continúe en espiral. En cambio, respira profundo, recuerda que tu pareja está sufriendo y mantén la calma. Valida cómo se siente y escucha atentamente cuando trate de explicar por lo que está pasando.

6. Encuentra formas de mitigar tu propia ansiedad: Sí, la ansiedad es transferible. Una pareja con ansiedad crónica puede transmitirle algunos de esos sentimientos. La ansiedad es una energía y puede establecer un tono contagioso, incluso si no estás normalmente ansioso, puedes quedarte atrapado en la sensación de ello, lo que podría desencadenar esa sensación en ti. Pero, la ansiedad transmitida hace que sea más difícil apoyar a tu pareja, así que trata de recordar que este es su problema, no el tuyo. Hace lo que necesites para calmarte y poder ayudarle a salir o sobrellevar la crisis.

7. Vos NO sos su terapeuta: Esta lista de sugerencias puede parecer una guía para convertirte en el mejor cuidador para tu pareja, pero no es así. Al contrario, su objetivo es ayudarte a ser lo más comprensivo posible, pero la verdadera tarea de controlar la ansiedad diaria no recae en vos, sino en quien padece el trastorno. Busquen la atención de un experto, de un tercero objetivo y experimentado que pueda enseñarles mecanismos de afrontamiento y dispensar medicamentos, en caso de que fuera necesario. Debes apoyarlo, por supuesto, pero no intentes ser su sistema de apoyo completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *